Categoría: 

 VÍNCULO

Para decir "Yo Te quiero" uno debe saber primero como pronunciar el "Yo".

27/4/22

Iniciamos este blog con una frase de Ayn Rad (filósofa y escritora rusa, nacionalizada estadounidense. Autora de las novelas El manantial y La rebelión de Atlas, desarrolló un sistema filosófico conocido como «objetivismo»).

Ella profundizó mucho en su idea sobre el egoísmo racional, el individualismo y el capitalismo laissez fairez (Expresión francesa que significa “dejen hacer/dejen pasar” refiriéndose a una completa libertad en la economía). Nosotros tan solo vamos a coger esta frase dejando de lado todo el significado que le añadió la señorita Rad, vamos a aprovecharla para mejorar la relación con nuestros perros.

Es algo muy común recibir la llamada de una persona desesperada por las conductas que pueda hacer su perro, la mayoría de veces sin tener en cuenta que un perro es un perro y se comporta como tal. Ladra, coge cosas del suelo, tira de la correa… y nosotros nos comemos la cabeza preguntándonos que hicimos mal y en qué momento. Es probable que a tu perro le falten herramientas para poder gestionar estas situaciones y esas herramientas son las que tú le tienes que proporcionar. Lo extraño sería tener un perro que no ladre, ni coja cosas del suelo ni tire de la correa. 

Entender esto es algo básico que nos va a permitir avanzar y empezar a entendernos pero luego viene la segunda parte, en la que prácticamente nadie se fija, y esa parte es uno mismo.

¿Te has parado a pensar en que situación mental te encuentras antes de salir a hacer cualquier actividad con tu perro?¿Te fijas en la cantidad de estrés que llevas encima?¿Crees que eres una persona positiva en tu día a día? Pues bien, todas estas preguntas son las que nos tendríamos que hacer antes de preguntarnos ¿Que le pasa al perro?.

Porque si tu no estás bien, es imposible que tu perro esté bien. Ellos buscan siempre una figura de referencia para generar seguridad y equilibrio en su vida y si nosotros no podemos aportar esto no es justo que luego le pidamos que acuda a la llamada como un rayo o que se comporte perfectamente durante el paseo.

La figura del educador

Todo lo que acabas de leer se da en la misma medida con la figura del educador. Si la persona a la que encargamos la educación de nuestro compi peludo no tiene una estabilidad emocional no solo no podrá ayudarnos sino que pone en riesgo la evolución del trabajo que estemos realizando.

No es algo por lo que tengamos que avergonzarnos ni mucho menos y aunque, hasta hace poco no le pusieran nombre, la “Fatiga por compasión” siempre ha estado presente cuando trabajas con emociones y sentimientos.

Yo he tenido que parar en más de una ocasión para coger un poco de perspectiva, recordar el porque me dedico a los perros y volver solo cuando mi cabeza ha estado en su lugar.

Empezar a conocerte mejor es bien fácil y algo indispensable si quieres un perro equilibrado. Puedes variar tu rutina y hábitos  para mejorar en tu día a día al igual que lo puedes hacer con tu perro. Trabaja tu inteligencia emocional y rodéate de gente que realmente valga la pena. Antes de preguntar por las cosas que hace o deja de hacer el perro pregúntate a ti mismo ¿Cómo te encuentras? y ¿Qué puedes hacer para ayudarte?. Porque para decir “Yo Te quiero” uno debe saber primero como pronunciar el “Yo”.

*Este blog no está pensado para que te suscribas a ningún sitio. Es solo una forma de expresarnos, si te gustó, lee el próximo.

Síguenos en las redes sociales

WhatsApp Escríbenos por WhatsApp